Empoderamiento de la mujer

null

Mujer

La igualdad de género no es solo un derecho humano fundamental, sino que es una condición indispensable para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible.

Aunque generalmente, la situación de la mujer suele ser mejor en los países “desarrollados”, basta darse una vuelta por algunos de los países más ricos del mundo para comprobar que la mujer ocupa un papel completamente marginado.

A día de hoy, en cualquier parte del mundo, la relación entre las obligaciones de la mujer, sus derechos y su rol en la sociedad, está muy lejos de un modelo de igualdad. Igualdad sin la cual, nunca será posible el desarrollo sostenible de un país.

En los países pobres, la mujer pasa a ocupar un rol, casi de mercancía. En la cual puede ser casada siendo niña y condenada a llevar una vida sin alternativas.

Sobre sus hombros recaen jornadas de trabajo que superan las 16 horas diarias. Algunas de sus obligaciones diarias pasan por cuidar de sus hijos, cocinar y limpiar, buscar agua (lo que puede implicar recorrer kilómetros), cortar y transportar la madera necesaria para cocinar o calentar el hogar, trabajar en explotaciones agrícolas de auto subsistencia, cuidar del ganado y realizar el comercio de los productos obtenidos y todo esto, llevando sobre su espalda los hijos que todavía son demasiado pequeños para ir a la escuela.

Paradójicamente, donde más necesidad hay de contar con una mujer desarrollada, es donde ésta se encuentra más discriminada.

Nuestro objetivo es promover la igualdad de género en todos los ámbitos:

 

Para conseguirlo trabajamos en los siguientes campos:

  • Asegurar el acceso de las niñas a todos los ciclos de enseñanza y la igualdad de oportunidades.
  • Asegurar la alfabetización de las mujeres.
  • Asegurar el acceso de las mujeres a una formación profesional y vocacional.
  • Fortalecer la autoestima de las mujeres para que puedan identificarse como sujetos de derecho.
  • Incrementar el nivel socioeconómico de las mujeres.
  • Dotar de las herramientas necesarias para su independencia económica y autonomía, así como la igualdad de oportunidades y en las retribuciones.
  • Garantizar una conciliación laboral y familiar real, asegurando un reparto equitativo real en las cargas familiares.
  • Garantizar la inclusión de las mujeres en todos los procesos de la vida y el espacio público.
  • Fomentar la lucha contra la violencia de género.

 

Si se facilita a las mujeres y niñas igualdad en el acceso a la educación, atención médica, un trabajo decente y representación en los procesos de adopción de decisiones políticas y económicas, se impulsarán las economías sostenibles y se beneficiará a las sociedades y a la humanidad en su conjunto.

Conseguir la igualdad de género es un reto universal para todas las sociedades y sus gobiernos.